Mitos y verdades sobre las actualizaciones

Diariamente recibimos notificaciones de actualizaciones disponibles para las aplicaciones y programas instalados en nuestros teléfonos, tabletas o PC, y sin pensarlo dos veces hacemos clic sobre la actualización para descargarla de forma inmediata, pues creemos que de esta forma nuestro equipo será más veloz. Otros tantos, más precavidos, suelen no hacer actualizaciones de ninguna clase hasta que las aplicaciones o programas comiencen a arrojar errores de funcionamiento, por considerar que de esta forma se protege al equipo de actualizaciones innecesarias que podrían dañar su buen desempeño.

 ¿Actualizar es ventajoso o desventajoso?

Comencemos por decir que las actualizaciones son lanzadas por los desarrolladores de aplicaciones, programas y sistemas, para incluir nuevas características y funciones, corregir fallos, mejorar su operatividad y optimizar su rendimiento. Además, los fabricantes ofrecen actualizaciones para lograr la compatibilidad de sus equipos con ciertos programas, sistemas operativos y protocolos diversos e incrementar los niveles de seguridad. Así que, en teoría, toda actualización es buena para nuestros aparatos.

Entonces, ¿Por qué ciertas actualizaciones generan fallas en la ejecución de programas y apps? En ocasiones, ocurre que los desarrolladores pasan por alto ciertos detalles de programación que hacen que las actualizaciones presenten errores básicos de funcionamiento, los cuales tienden a persistir hasta que se lance una nueva versión para corregirlos. Razón por la cual los usuarios se ven obligados a eliminarlas y descargar las versiones anteriores.

Otra situación que puede presentarse con las actualizaciones es que tal vez no sean compatibles con nuestros equipos, provocando que no logren ejecutarse correctamente o se tornen pesados todos los procesos. En este caso es siempre útil leer las descripciones y especificaciones técnicas que te ofrecen las aplicaciones y programas para verificar la compatibilidad con tu dispositivo, antes de descargarlo.

En el peor de los casos, experimentamos problemas con las descargas de las actualizaciones cuando por error o engaño descargamos malware en lugar de software, que terminan ocasionando daños parciales o totales en la operatividad de nuestros equipos. Por esta razón, siempre debes cerciorarte de realizar tus descargas desde las páginas oficiales de los desarrolladores y fabricantes o desde páginas de confianza como www.firmware10

¿Debo actualizarlo siempre?

Digamos que ciertas aplicaciones y programas, lanzan sus actualizaciones en intervalos de tiempo muy cortos, sin ofrecer modificaciones sustanciales, por lo cual sería innecesario descargar tantas versiones similares en tan poco tiempo. En casos como estos, lo recomendable es actualizar solamente cuando las versiones ofrezcan mejoras significativas, o con una periodicidad no mayor a 2 meses.

Una buena estrategia es no cambiar a la última versión de forma inmediata, sino esperar unas semanas luego de la salida al mercado, para que puedas cerciorarte de su buen funcionamiento. Generalmente los especialistas hacen pruebas de diversa índole para emitir sus críticas o los usuarios reportan errores de operatividad que te pueden alertar para no hacer descargas erráticas y esperarte hasta la salida de una nueva versión ya corregida.

Recuerda que los dispositivos pueden programarse para actualizarse de forma automática o de forma manual. Las actualizaciones manuales te evitan hacer descargas insustanciales o erráticas, ya que tu equipo no podrá instalarlas sin tu autorización previa, además te ahorraras gastos de consumo de tus servicios telefónicos.

Sin embargo, si deseas que tu equipo, aplicaciones y programas funcionen de forma correcta, por ley debes actualizar todo periódicamente. Una de las razones fundamentales es por resguardo y seguridad de tu información.

Cuando poseemos versiones actualizadas de nuestras aplicaciones y sistemas operativos existe menos riesgo de vulnerabilidad ante los ciberataques, pues los desarrolladores trabajan continuamente en reforzar los sistemas de seguridad para evitar los continuos robos de información y blindarlos ante los perniciosos virus que diariamente hacen aparición. Los navegadores desactualizados así como los programas y antivirus son puertas seguras para una infección de tu equipo y posibles hackeos; estos siempre deben estar actualizados a la última versión del fabricante o desarrollador.

Además, las actualizaciones son una tarea obligada, porque nos permiten corregir errores críticos en el sistema, que pueden ser imperceptibles a la vista pero que están presentes y pueden afectar a corto, mediano o largo plazo su buen funcionamiento y rendimiento. Detalles comunes como un cierre inesperado de la aplicación o programa, funciones que no responden, programas que en ocasiones se niegan a abrir, la detención de todos los procesos de tu dispositivo, que te lleva a reiniciarlo o apagarlo, son algunas señales ineludibles de falta de actualización.

Por si fuera poco, tener versiones desfasadas de nuestro sistema operativo puede dejarnos sin soporte para las nuevas aplicaciones o para la descarga de actualizaciones necesarias. Incluso si tu equipo parece funcionar correctamente, igual debes buscar actualizarlo periódicamente para garantizar su rendimiento y operatividad.

Recuerda siempre mantener activas las notificaciones de actualización para que no te pierdas las mejoras, correcciones, nuevas funciones, y reforzamiento de los medios de seguridad que están a disposición para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *